AdBlocker: ¿un intento de terminar con la publicidad online?

 

adblocker

Antiguamente la industria de la publicidad tenía el “sartén por el mango” frente a los contenidos que se ofrecían en los distintos medios de comunicación (Tv, diarios, revistas, radios) todas entregan un sin fin de programas exclusivos e informaciones, las que estaban supeditadas a la publicidad que la sustentaba, hasta que entró en el juego un jugador que nadie estaba esperando: Internet.

Internet, y con ello la aparición de la publicidad digital es sin duda una evolución en la industria y, especialmente en el comportamiento del consumo de contenidos en el usuario, el que ya no tiene que esperar una hora determinada para ver el noticiario y mucho menos sentarse a esperar, una hora a la semana, su programa favorito. Hoy se puede ver todo desde un dispositivo móvil, DÓNDE y CUANDO el usuario lo requiera.

Ahora, el poder es de la gente, la que decide si ver o no un comercial o si dar click o no a un aviso en la web. En este sentido, la publicidad digital, según datos de la IAB, hoy representa un cuarto del total de inversión en publicidad del mundo, lo que se tradujo en US$140 mil millones durante el 2014, cifra que se estima crecerá hasta convertirse en un tercio del total de la industria para 2018.

Es importante ver cómo podemos hacer de la publicidad online un verdadero sustento para Internet y es que hoy existen miles de blogs y periódicos que “sobreviven” en la red de redes, pero aún no existe un modelo de negocios realmente sustentable para estos sitios. Esto ha adquirido mayor relevancia ahora con aplicaciones como “AdBlock” que bloquea toda la publicidad para el usuario, limpiando sitios enteros de lo que muchas veces es su único sustento.

Esto no corre solamente para la navegación web desde escritorio, también se extendió recientemente al “surfeo” móvil, desde tabletas o teléfonos inteligentes, con el lanzamiento del navegador de AdBlocker para equipos que funcionan sobre Android e iOS (lo que sería la gran mayoría de los usuarios del mundo).

Google ya reaccionó ante esto e instaló una especie de “bloqueador” de adblokers, provocando la ira de sus usuarios. Esto plantea dos cuestionamientos: uno ¿Qué estamos haciendo mal –como industria publicitaria- para que el usuario tome la decisión de instalar un software adicional para bloquear todo estimulo?

Incluso, esto puede ir más alla: ¿Cómo podemos plantear un modelo de negocios en que todos podamos convivir armoniosamente? Esto por ningún motivo se convertirá en el fin de internet, no obstante, si puede significar una decadencia de contenido gratuito, fiable y de calidad, lo que finalmente sería un costo muy grande para todos nosotros.

Weblogs, sitios y otros portales intentan ofrecer contenido de calidad (algo que a veces puede hacerse y otras no) a cambio de publicidad. Lo bueno para los usuarios es que pueden elegir no verla. Lo malo, es que si todos no lo hacen –por AdBlocker- una gran mayoría de sitios va a desaparecer.

Desde Admetricks, inserto en el mundo de la publicidad, vemos como una necesidad la publicidad en Internet, como clave de trabajo: con ella pueden subsistir una serie de medios y por ende profesionales. No obstante, también se ve una necesidad de establecer un código de ética sobre la publicidad, tal vez para hacerla menos invasiva para algunos, pero de ahí a eliminarlos completamente atenta contra la libertad de mercado y posibilidad de escoger.

By
Para descubrir más sobre la publicidad online, te invitamos a crear tu cuenta admetricks.
COMENTARIOS