El caos de la GDPR y su impacto en la comercialización de publicidad online en Europa

Con la implementación de la GDPR, las ventas de publicidad en medios digitales han caído abruptamente en Europa.

Desde la madrugada del 25 de mayo, la demanda publicitaria en el viejo continente a caído entre un 25% a un 40% en algunos casos, en gran parte debido a la caída en demanda que llegaba a través de la plataforma de Google, ya que algunos medios internacionales suspendieron todos los anuncios de Programmatic en sus sitios europeos.

Bajo este escenario, Google se contactó con los clientes de DoubleClick Bid Manager para advertirles que hasta que finalice su integración en Interactive Advertising Bureau Europe, en el marco de la GDPR, tanto medios y anunciantes deberán esperar una interrupción en el inventario de publicidad de terceros en Europa.

De hecho, se espera que los ingresos y volúmenes de demanda sigan cayendo dramáticamente en todos los ámbitos.

Todos los dardos apuntan a Google. El día anterior a la fecha de implementación, los compradores fueron advertidos de no comprar ningún inventario de terceros a través de Google, especialmente aquellos que utilizaban un píxel de seguimiento y/o de verificación, ya que Google no podía determinar si esos terceros cumplían con la regulación.

Para muchos, el aviso de Google llegó de manera tardía, mientras otros sentían que era insuficiente.

 

El CMP de Google

Google a desarrollado un CMP (Consent Management Platform) llamado Funding Choices, herramienta que permite a los medios y vendedores de publicidad online solicitar el consentimiento de los visitantes a sus sitios. Sin embargo, Google ha tomado la decisión de limitar a quienes utilicen la herramienta a compartir la información con sólo 12 proveedores, los cuales incluyen a Google, ad servers, etiquetas de seguimiento y medición, entre otros.

Los medios más pequeños probablemente adopten el CMP de Google por ser la opción más simple y económica, pero los medios más grandes pueden elegir un CMP diferente o desarrollar el propio, siendo reacios a ceder el control de las decisiones comerciales sobre con quién pueden trabajar.

Google los ha puesto en una situación difícil.

Los medios también plantean sus objeciones al deseo de Google de actuar como un controlador de los datos adquiridos, ya que significa que puede utilizar los datos como desee, y para los editores, si no puedes decirle a los consumidores para qué vas a utilizar los datos, no es un consentimiento válido.

By
Para descubrir más sobre la publicidad online, te invitamos a crear tu cuenta admetricks.
COMENTARIOS